Cuando un alma decide volver a encarnar, calcula minuciosamente el programa de vida que quiere llevar a cabo.

La venida de un alma para comenzar una nueva vida está llena de elecciones que le harán evolucionar en su desarrollo.

El alma, antes de reencarnar, elige en qué aspectos quiere progresar o qué quiere corregir para continuar con su evolución. El alma también decide qué grado de esfuerzo, de sacrificio, de amor, de felicidad o de sufrimiento está dispuesta a vivir en su nueva reencarnación para adquirir un nuevo nivel en la progresión hacia La Luz.

Para poder continuar con su evolución, el alma elige el día y el año precisos de su nacimiento, el momento en que la sociedad le ofrecerá las oportunidades y circunstancias que necesita para evolucionar en su desarrollo.

El alma elige a sus padres y ellos, a su vez, eligen a sus hijos para formar parte de la misma rueda continua de aprendizajes.

El alma también elige los padres que quiere tener, la familia en la quiere crecer; ellos le facilitaran el inicio al camino adecuado al programa determinado. Los padres, a su vez, ya eligieron en sus programas de vida qué alma o almas formarían parte de su familia, para que de estar forma puedan aprender unos de otros y darse mutuamente las herramientas y oportunidades de crecimiento para sus almas, como la aceptación, la comprensión y la compasión.

Os deseo todo lo mejor

Autora
Lourdes Agalán, Cábala Coach